USA, FL +1 (904) 250-0943
  • Brazil Brazil: +55 (11) 3181-7860
  • Spain España: +34 (95) 093-0069
  • Guatemala Guatemala: (502) 2268 1204
  • Mexico Mexico: +52 (33) 1031-2220
  • Mexico Mexico: 01 800 PA MALLA
  • United States United States: +1 (727) 379-2756
  • United States United States: 1 877 CROP NET
  • United States United States: +1 (904) 250-0943
  • (Atención en Español)

la frescura de la palapa

el beneficio de esta simple y cómoda vivienda

En zonas calurosas y donde la humedad es bastante alta, se hace requisito fundamental el tener edificaciones que sean frescas, sobre todo en aquellos lugares en que se van habitar. Es cierto que, por ejemplo, en muchas zonas urbanas donde es típico el constante calor, no quedan muchas opciones a la hora de emplear un refugio constante que permita sobrellevar las cada vez más calientes épocas de verano y de calor. Para las zonas urbanas lo típico es la tradicional edificación de concreto, lo que muchas veces en las ya nombradas épocas resulta ser agobiante a causa de no contar un espacio lo suficientemente fresco para lidiar con dicha época sin recurrir a los acostumbrados ventiladores o aires acondicionados. En las zonas rurales y más allegadas a las costas o cercanas a ríos, las opciones son un poco más amplias entre las que se encuentra la conocida palapa. Esta interesante construcción originaria de Filipinas que consiste en el empleo de materiales naturales y renovables de larga duración como lo son la madera, el bambú y la palma seca, con el fin de formar una construcción al aire libre que protege del sol y mantiene a la vez su interior fresco, permitiendo un agradable flujo de aire durante el agobiante calor. Su resistencia ante el clima cálido la hacen una opción recomendable gracias tanto a lo económico de sus materiales como a su instalación y su resistencia. No solo resiste el clima cálido, sino que también aguanta la creciente humedad que se puede presentar en la zona a diferencia de lo que pudiera aportar una casa tradicional de concreto en la que el calor sería más que molesto y la durabilidad de la edificación se vería afectada por el constante calor y la siempre presente humedad. El techo de la palapa está cubierto por palmas secas, ya sean palmas de coco, palmas de plátano o palma real (en algunas ocasiones se usa paja) y el resto de la estructura se forma con madera. El porqué de la elección de este tipo de materiales completamente naturales a la hora de llevar a cabo la construcción de una palapa se debe a su fácil adquisición, coste económico, fácil instalación y por su increíble resistencia ante las inclemencias climáticas que se presentan en los climas cálidos; además, puede absorber ampliamente el calor, lo que permite esa frescura que se genera en su interior, siendo está la característica más resaltante de esta edificación. Otro punto favorable con respecto a una palapa es su agradable apariencia, dando un toque rustico al entorno y proporcionando un aspecto que va acorde al lugar en el que se construyó. A esto hay que agregarle que, a diferencia de lo que sucede con las edificaciones de concreto, una palapa es sencilla de reparar y mantener y los costos que se pueden suceder durante la larga vida de esta construcción son económicos. Uno de los lugares donde es común observar este tipo de construcciones es en el occidente mexicano, donde su modelo y función tuvieron una alta aceptación, permitiendo a los habitantes de toda la zona y la región poder adaptarse más fácilmente a los embates climáticos producidos por el calor. Los materiales que se usan para la elaboración de dicha estructura son completamente naturales, salvo en determinadas ocasiones donde al momento de instalar el techo de palma se hace con ayuda de una malla de alambre. Para las bases de la edificación y para la base donde se colocará el techo también es de madera. El uso de lianas como el coamecate o sogas de henequén es un uso común al momento de unir la madera, más que todo en la parte del techo. Para la estructura como tal también se pueden usar las lianas o sogas, aunque el uso de clavos de cuatro o cinco pulgadas es común para darle mayor soporte y aguante. Básicamente, hablando de la construcción de una palapa sencilla, estos son los únicos materiales que se necesitan. Existen otro tipo de palapas más complejas en las que el uso de concreto y mecanismos avanzados de arquitectura están presentes, dándole un toque y una apariencia mucho más vistosa y mucho más confort, siendo este tipo de palapas usadas en algunos centros turísticos o similares. A pesar de que se esté hablando de una palapa mucho más sofisticada, sigue cumpliendo la misma función que una palapa tradicional por lo que se seguirá hablando de la palapa, pero desde el punto de vista de la palapa simple. La construcción de una palapa es sencilla ya que no requiere de un largo tiempo para completar su montaje ni tampoco de maquinaria avanzada para terminar con ella. Solo se requiere de tiempo, buena planificación y de, por supuesto, los materiales a usar. Lo que seguramente pueda llevar más tiempo en la construcción de una palapa, es la elaboración del techo, ya que su entramado o forma de paneles requiere de una gran cantidad de tiempo para montar por completo las palmas necesarias para dicha función; se estima que para la construcción de una palapa de dos personas se necesitan un aproximado de seis mil palmas. Lo primero para la construcción de una palapa es el montaje de la base. Para esto se requieren un numero de postes según lo amplio que se quiera la construcción. Para este caso se usarán cinco postes, siendo cuatro y seis postes lo común en la construcción de la palapa. Cada poste debe ser de unos dos o tres metros de largo y deben ser los suficientemente gruesos y robustos para resistir el peso del techo y los embates del viento y la lluvia. La madera a elegir ya queda a elección, pero que sea una resistente y no una por simple aspecto estético ya que una madera que no sea lo suficientemente fuerte podría hacer que de un momento a otro se viniera abajo la edificación. Luego de tener los postes que servirán de base, hay que enterrarlos a una profundidad lo suficientemente estable como para que no se zafen o muevan con facilidad; esta profundidad debe ser más de cuarenta centímetros. El uso de concreto es recomendable dentro de los hoyos en los que irán los postes para dar mayor estabilidad. Si no se cuenta con concreto entonces una profundidad de unos cuarenta centímetros o más es lo adecuado; mientras más profundo mejor, pero eso implicaría postes mucho más largos para sopesar la altura de la palapa con la profundidad a la que está enterrada. Una vez instalados, se procede a cubrir los postes con barniz o cualquier otro producto similar; hay que recordar que los postes estarán en contacto continuo antes la luz solar, la lluvia y la humedad, por lo que el barniz ayudara a que resistan mucho más de estos efectos climáticos. Una vez instaladas estas bases se procede a instalar un poste un poco más largo y ancho en el centro del área de la palapa. Este poste debe ser un metro más largo que los otros postes de base y de mayor diámetro ya que será el poste principal de la estructura que dará esa forma abovedada o de cúpula a la edificación. La instalación del poste central puede hacerse antes o después de los postes base; esto ya queda a elección del constructor. Lo importante de este paso es que se instalen las bases de forma correcta, que queden bien firmes en el suelo y que queden distanciadas alrededor de la zona a construir lo más simétricas posible. Lo mismo sucede con la distancia que hay entre el poste central de los postes base. Todo esto se hace con el fin de que el peso del techo quede distribuido de forma correcta y de dar el toque estético adecuado que caracteriza a una palapa. La distancia depende de que tan grande se quiera la palapa, pero se estila a que la distancia del poste central a los demás sea de unos dos metros e igual para la distancia que debe haber entre los postes base. Un punto importante antes de colocar las bases es el de quitar las imperfecciones que tengan los postes. Cuando hablamos de imperfecciones nos referimos a las astillas o partes filosas que puedan tener, esto se hace con el fin de evitar posibles heridas durante la instalación de la palapa o futuras heridas durante el uso de la misma, así como también preservar la vida útil de la edificación El siguiente paso en la construcción de la palapa es la construcción e instalación del soporte para el techo. Esto se hace tomando las varas a usar (al igual que los postes base, las varas para la estructura del techo deben ser resistentes) y, partiendo desde la punta superior del poste principal, se orientarán y fijarán a los postes bases. Para fijar las varas a los postes de base se usan clavos de cuatro o cinco pulgadas. Según lo amplio de la palapa, se puede hacer una base que conecte cada vara para así dar mayor estabilidad al techo. La idea de este paso es que de forme una base que se conoce como “base en punta”, que es lo que le dará la forma abovedada al techo una vez se coloque. Ahora prosigue el paso más laborioso de todos y es el de colocar el techo. Este paso consiste en entrama y unir las palmas o material de techo a utilizar mediante una serie de varas amarradas con la liana o soga de elección. Para esto se necesita saber con antelación que tan grande va a ser la palapa para así poder ir pensando en cuanto material se va a necesitar. Al tener las bases colocadas se pueden sacar las medidas y ver qué tan grande será el techo. Hay quienes usan mallas de alambre para fijar y realizar el entramado de las palmas o el material a usar como techo, facilitando un poco este laborioso proceso. Una vez elaborado el techo ahora solo se procede a colocarlo sobre la estructura que se construyó para dicho fin, fijándola y sujetándola a dicha estructura de forma tal que quede firme y que no se zafe por causa del viento. En este paso hay que acotar que el material usado como techo debe quedar lo suficientemente ajustado y compacto para que no pase el agua cuando llueva, evitando de esta forma que entre agua al interior y alargando la vida útil del techo mismo ya que, aberturas en el techo ocasiona que se valla descociendo el entramado en esa parte del techo.  El paso final es asegurarse de que todo esté en su lugar, revisando que las bases y la estructura estén firmemente fijadas para evitar posibles complicaciones que impliquen colapsos de la estructura o reparaciones no previstas. Como se puede observar, la palapa es una vivienda al aire libre que proporciona una estancia fresca en su interior, siendo usada en lugares tropicales de climas cálidos. Su construcción es sencilla, yendo desde la construcción de una palapa tradicional hasta las más elaboradas y complejas pero que a fin de cuentas cumplen con su finalidad principal que es la de mantener su interior fresco a sus habitantes. Su alta resistencia a esos climas cálidos la hacen la opción a elegir tanto por el confort que dan como por lo económica y fácil construcción dentro de las diversas alternativas que existen en cuanto a edificaciones para climas cálidos. Aparte de esto, el sentido de equilibrio que cumplen para con el entorno en el que se encuentran, son un patrimonio que, para muchos, ha venido pasando de generación en generación desde hace bastantes años atrás en muchas zonas rurales.
  • diseñada para hortalizas"Diseñada especialmente para hortalizas"
  • ahorras mano de obra"Ahorras mano de obra"
  • Hortomallas el soporte de tu cultivo"El soporte de tu cultivo®"
  • disminuye la incidencia de virosis"Disminuye la incidencia de virosis"