menu
Search for:
Panal
Abeja
Galería
Videos
Artículos
Whatsapp
Mail
Chat
¿Cómo hacer un huerto en casa?

¿Cómo hacer un huerto en casa?

Todo lo que necesitas para hacer un huerto en casa

En este post vamos a explicarte todo lo que necesitas para hacer un huerto en casa.

Para empezar no es cierto que un huerto solo se pueda construir teniendo grandes espacios. Incluso no disponiendo de mucho espacio se puede hacer un mini huerto en casa. Por ejemplo, se pueden cultivar hortalizas y obtendrás la gran satisfacción de comer tus propios productos elaborados a kilómetro cero! Simplemente elige el suelo y las plántulas adecuadas, y ten en cuenta, en la selección de cultivos, la exposición y la luz del balcón.

Pero echemos un vistazo más de cerca a los consejos esenciales para realizar huertos caseros.

Pasos para crear un huerto en casa

En primer lugar, es bueno recordar que no obtendrás grandes cantidades de verduras y frutas, sino que las que tendrás serán de alta calidad. 

  1. Compra plántulas pre-cultivadas para trasplantar en macetas grandes. El tamaño de las macetas debe ser proporcional al tamaño de la verdura que está cultivando. El calabacín, por ejemplo, crece en macetas de 50/60 cm de diámetro y 40/50 cm de altura. La lechuga, el apio, la achicoria y muchas hierbas aromáticas pueden crecer en macetas de 30 cm de diámetro y 20 cm de altura.
  2. Comienza siempre con verduras de ciclo corto o con las hierbas aromáticas más simples. Si te encantan las flores, elige verduras y frutas que florezcan o sean decorativas, como guindillas, acelgas, fresas, tomates cherry.
  3. En cuanto al terreno, no lo busques barato, porque la calidad lo es todo en este caso. El suelo puede ser tradicional, fertilizado o orgánico. Las macetas deben prepararse con arcilla expandida o gravas en el fondo. Agrega un poco de arena de grano grueso al suelo. La arena, que debe ser aproximadamente el 10% del total.
  4. Para crecer bien, las plantas deben tener su propio espacio vital. Por lo tanto, deja al menos 70 cm de distancia, por ejemplo, entre las plántulas de calabacín, al menos 40 cm para los tomates y 25 para las lechugas. Averigua, por tanto, cuánto espacio debe existir entre las plantas según su especie.
  5. Al trasplantar plántulas, riegalas bien y luego espera hasta que la tierra esté seca antes de regar. Cuanto más caliente esté, más riego se necesitará, especialmente en los bordes de la maceta y no directamente en las raíces. Se recomienda regar al atardecer, para que las plantas tengan toda la noche para absorber el agua, que en cambio se evapora inmediatamente si se riega a pleno sol.

Aspectos a tener en cuenta si quieres hacer un huerto en casa

Cuidado con la exposición al sol: a la mayoría de las verduras y hierbas les encanta y necesitan recibir muchas horas de sol. Lo ideal, por tanto, es favorecer los espacios con cierta presencia de luz solar, como las zonas próximas a las ventanas o, al menos, ventiladas.

Si tu balcón está inundado de luz todo el día, puedes plantar cualquier variedad de vegetales. De lo contrario limítate a plantar valeriana, achicoria, repollo, acelga, perejil y todas aquellas plantas que no necesiten tanta luz.

Si tu balcón está ubicado en una calle concurrida de la ciudad, cubre las macetas con una “tela no tejida” (Invernavelo será perfecta) que evitará que el polvo fino se asiente sobre las plantas, mientras permite que el sol y el agua se filtren. Obviamente, lava bien las verduras con bicarbonato de sodio cuando estén listas para comer.

En el patio o en el jardín, en la terraza o balcón, pero también en la cocina. Los huertos caseros pueden ser ideales para quienes tienen poca experiencia y, obviamente, poco espacio. De hecho puedes aprovechar macetas o jardineras.

Dónde plantar

Directamente en el suelo, para los afortunados de tener un jardín o patio, o en macetas, jardineras y estructuras verticales, que representan prácticas simples y alternativas.

Se pueden usar macetas simples: tanto de plástico como de terracota están bien, mientras que las de metal deben evitarse porque corren el riesgo de sobrecalentarse y evaporar el agua. Las más adecuadas para dar a las plantas el espacio que necesitan para crecer son macetas grandes y de al menos 50 centímetros de profundidad.

En cuanto a la exposición a la luz, cada planta tiene sus propias necesidades y lo ideal es informarse cada vez que se compra una nueva. Sin embargo, en general, es mejor elegir un balcón orientado al suroeste o al sureste. Los que miran al norte permanecen a la sombra la mayor parte del día, por lo que no son los mejores para las plantas. En los que miran al sur, el riesgo es que el sol golpee demasiado fuerte y durante demasiado tiempo. Sin embargo, además de la orientación del balcón, también se debe considerar la presencia de muros u “obstáculos” y recordar que un huerto debe recibir al menos 7 horas de sol al día.

Cuánto regar

El riego es otro factor a tener en cuenta. Demasiada agua es tan mala como la falta de ella y por ello vale la pena indagar bien sobre los cuidados que necesitan las distintas especies de plantas que se cultivan.

Calidad del suelo

También es importante evaluar la calidad del suelo, para que las plantas crezcan sanas y bonitas. Por ejemplo, es buena idea utilizar fertilizantes o compuestos orgánicos para mantener el bienestar del jardín, teniendo en cuenta también la estacionalidad de los productos según la época del año. Todos estos son aspectos cruciales y deben tenerse en cuenta.

La regla es simple: respetar las características de cada planta, en función de las necesidades de luz, riego, nutrientes, etc.

Cómo trasplantar plántulas ya cultivadas.

Primero prepara una maceta con una base de grava o arcilla expandida y luego mezcla tierra y arena (aproximadamente una décima parte) y presiónala. Después de preparar la maceta, se puede proceder extrayendo suavemente las plántulas de los frascos en los que están ubicadas. Las raíces y la tierra quedarán adheridas en un bloque que hay que desmenuzar un poco antes de colocarlas en la tierra de la maceta. Una vez finalizada la transferencia, se debe regar todo en abundancia. Las especias son plantas resistentes y dan una satisfacción inmediata, pero también puedes hacer lo mismo con otras plantas.

Cómo hacer esquejes

Otra forma de empezar es utilizar esquejes o ramitas de plantas que, desprendidas y colocadas en el agua o en la tierra, hacen nuevas raíces y crecen de forma independiente. El método de esquejes no funciona con todas las plantas, pero hay muchas que puedes probar. Por ejemplo se puede hacer con menta, romero y albahaca. No sólamente puedes cortar las ramitas de las plantas que ya tienes en casa sino también hacer intercambio con vecinos.

Una vez cortadas las ramitas, se deben colocar en tarros de vidrio llenos de agua, en un lugar cálido y no expuesto a la luz directa: las primeras raíces brotarán en unos días. Luego se pueden trasladar a macetas, siempre poniendo una base de grava o arcilla y encima de tierra bien prensada.

Cómo utilizar las semillas

Finalmente, podemos partir de las semillas. Es la ruta más exigente, pero también la más satisfactoria si todo va bien. Por lo general, se usa una bandeja de germinación para germinar semillas en el interior, pero también puedes usar un recipiente para huevos. Simplemente haz pequeños agujeros en la parte inferior. Luego hay que llenar cada “estación” con pequeñas cantidades de tierra y poner dos o tres semillas en cada una.

Generalmente las más duras se empujan debajo de la superficie, mientras que las más blandas se dejan reposando, pero es mejor leer las instrucciones.  Para mojar las semillas, simplemente rocía gotas sobre ellas, suavemente, y asegúrate de que la tierra esté húmeda.

Para darle a las semillas la humedad adecuada, debes cubrir toda la bandeja con film transparente o una bolsa de plástico, haciendo pequeños agujeros para dejar pasar el aire. Las bandejas de germinación deben guardarse en el interior porque necesitan una temperatura entre 18 y 24 grados. Cuando empiecen a aparecer las primeras hojas pequeñas, puedes mover los cogollos a las macetas, usando una cuchara y asegurándote de no romper las raíces pequeñas.

Cómo elegir qué sembrar en tu huerto casero

Tienes que elegir las plantas siguiendo ciertos criterios, es decir, lo que te gusta, lo que consumes y lo que se adapta a las condiciones y tamaño de tu espacio. En el mundo de las hierbas, existe una gran variedad de especies que son perfectas para el interior, desde albahaca, romero, perejil, tomillo, cilantro, orégano o menta. Son ideales para plantar en macetas, por ejemplo, siempre que estén ubicadas cerca de un lugar soleado con buena ventilación.

Quien lo desee también puede arriesgarse con otro tipo de cultivos, como lechugas, tomates, pepinos, puerros e incluso fresas, o quizás espinacas, cebolletas, zanahorias y rábanos. Nuevamente, debes evaluar a fondo el cuidado que requiere cada especie antes de decidirte por una u otra.

En general, casi todo lo que se puede cultivar en un huerto real se puede cultivar, con algunas precauciones, incluso en macetas. Las únicas verduras que no crecen bien en macetas son las que necesitan mucho espacio, como calabazas, patatas y tubérculos en general. Los espárragos y las alcachofas tampoco son muy recomendables si no eres un experto porque son perennes y muy exigentes. Por lo demás, la elección es muy amplia. Lo único a tener en cuenta es que cada verdura tiene su propia época del año para ser plantada, así que antes de elegir las plantas necesitas un poco de planificación.

Hortalizas para cultivar en un balcón

Entre las hortalizas, las más fáciles son la lechuga y la rúcula. De hecho una bolsita de semillas cuesta unos céntimos, se pueden plantar todo el año y después de aproximadamente un mes ya se pueden cosechar y comer. Pero deben estar muy húmedos, al igual que la albahaca. Las plantas aromáticas, en particular el perejil, el romero, la salvia, el tomillo, el orégano y la mejorana dan mucha satisfacción porque son resistentes, perennes y adaptan a los espacios reducidos.

Las fresas son muy fáciles de cultivar en el balcón, necesitan poco espacio y son una de las plantas más utilizadas para acercar incluso a los niños más escépticos a la jardinería.

Se pueden plantar remolachas, rúcula, costas y grelos pero no son hortalizas muy recomendables porque producen pocas cantidades a la vez. Frijoles y guisantes suelen ser muy voluminosos y dan poca cosecha. Sin embargo, las leguminosas tienen la ventaja de ser fertilizantes naturales del suelo, por lo que pueden servir para nutrir el terreno que ya tienes, quizás en vista de una posterior siembra.

La mayoría de los tipos de repollo (especialmente repollo negro, coles de Bruselas y brócoli) se pueden plantar en el otoño, cuando otras plantas mueren a causa de las bajas temperaturas.

Las calabazas, calabacines, melones, sandías y pepinos necesitan mucho espacio y mucho cuidado por lo que no son los más recomendados para quienes acaban de estrenar su mini huerto casero. Si quieres probar de todos modos, los calabacines y los pepinos son los más manejables.

Los tomates, las berenjenas y los pimientos necesitan macetas muy grandes, de al menos 50 centímetros de diámetro y 30/40 de profundidad, y requieren abundante luz y agua, pero son muy habituales en los balcones porque dan muchos frutos muy consistentes.

Para quienes tienen un balcón con poca exposición al sol, la achicoria, la col, la acelga y el perejil no necesitan demasiada luz. Para quienes buscan plantas de jardín que también produzcan hermosas flores, lo mejor son los chiles, la remolacha, las fresas, los tomates cherry y los calabacines.

Cómo regar

El momento ideal para mojar las plantas es cuando se pone el sol, para que el agua no se evapore inmediatamente sino que tenga toda la noche para ser absorbida. En general, es mejor mojar un poco y con frecuencia, que mucho todo junto. Generalmente es importante que el agua no se estanque porque corre el riesgo de asfixiar la planta o hacer que se pudra. Es mejor no mojar las plantas “bajo la lluvia”, sino verter el chorro directamente en el suelo, preferiblemente en los bordes. Así el agua irá llegando gradualmente a las plantas sin riesgo de crear un choque térmico.

Todo lo que necesitas para hacer un huerto en casa

En este post vamos a explicarte todo lo que necesitas para hacer un huerto en casa.

Para empezar no es cierto que un huerto solo se pueda construir teniendo grandes espacios. Incluso no disponiendo de mucho espacio se puede hacer un mini huerto en casa. Por ejemplo, se pueden cultivar hortalizas y obtendrás la gran satisfacción de comer tus propios productos elaborados a kilómetro cero! Simplemente elige el suelo y las plántulas adecuadas, y ten en cuenta, en la selección de cultivos, la exposición y la luz del balcón.

Pero echemos un vistazo más de cerca a los consejos esenciales para realizar huertos caseros.

Pasos para crear un huerto en casa

En primer lugar, es bueno recordar que no obtendrás grandes cantidades de verduras y frutas, sino que las que tendrás serán de alta calidad. 

  1. Compra plántulas pre-cultivadas para trasplantar en macetas grandes. El tamaño de las macetas debe ser proporcional al tamaño de la verdura que está cultivando. El calabacín, por ejemplo, crece en macetas de 50/60 cm de diámetro y 40/50 cm de altura. La lechuga, el apio, la achicoria y muchas hierbas aromáticas pueden crecer en macetas de 30 cm de diámetro y 20 cm de altura.
  2. Comienza siempre con verduras de ciclo corto o con las hierbas aromáticas más simples. Si te encantan las flores, elige verduras y frutas que florezcan o sean decorativas, como guindillas, acelgas, fresas, tomates cherry.
  3. En cuanto al terreno, no lo busques barato, porque la calidad lo es todo en este caso. El suelo puede ser tradicional, fertilizado o orgánico. Las macetas deben prepararse con arcilla expandida o gravas en el fondo. Agrega un poco de arena de grano grueso al suelo. La arena, que debe ser aproximadamente el 10% del total.
  4. Para crecer bien, las plantas deben tener su propio espacio vital. Por lo tanto, deja al menos 70 cm de distancia, por ejemplo, entre las plántulas de calabacín, al menos 40 cm para los tomates y 25 para las lechugas. Averigua, por tanto, cuánto espacio debe existir entre las plantas según su especie.
  5. Al trasplantar plántulas, riegalas bien y luego espera hasta que la tierra esté seca antes de regar. Cuanto más caliente esté, más riego se necesitará, especialmente en los bordes de la maceta y no directamente en las raíces. Se recomienda regar al atardecer, para que las plantas tengan toda la noche para absorber el agua, que en cambio se evapora inmediatamente si se riega a pleno sol.

Aspectos a tener en cuenta si quieres hacer un huerto en casa

Cuidado con la exposición al sol: a la mayoría de las verduras y hierbas les encanta y necesitan recibir muchas horas de sol. Lo ideal, por tanto, es favorecer los espacios con cierta presencia de luz solar, como las zonas próximas a las ventanas o, al menos, ventiladas.

Si tu balcón está inundado de luz todo el día, puedes plantar cualquier variedad de vegetales. De lo contrario limítate a plantar valeriana, achicoria, repollo, acelga, perejil y todas aquellas plantas que no necesiten tanta luz.

Si tu balcón está ubicado en una calle concurrida de la ciudad, cubre las macetas con una “tela no tejida” (Invernavelo será perfecta) que evitará que el polvo fino se asiente sobre las plantas, mientras permite que el sol y el agua se filtren. Obviamente, lava bien las verduras con bicarbonato de sodio cuando estén listas para comer.

En el patio o en el jardín, en la terraza o balcón, pero también en la cocina. Los huertos caseros pueden ser ideales para quienes tienen poca experiencia y, obviamente, poco espacio. De hecho puedes aprovechar macetas o jardineras.

Dónde plantar

Directamente en el suelo, para los afortunados de tener un jardín o patio, o en macetas, jardineras y estructuras verticales, que representan prácticas simples y alternativas.

Se pueden usar macetas simples: tanto de plástico como de terracota están bien, mientras que las de metal deben evitarse porque corren el riesgo de sobrecalentarse y evaporar el agua. Las más adecuadas para dar a las plantas el espacio que necesitan para crecer son macetas grandes y de al menos 50 centímetros de profundidad.

En cuanto a la exposición a la luz, cada planta tiene sus propias necesidades y lo ideal es informarse cada vez que se compra una nueva. Sin embargo, en general, es mejor elegir un balcón orientado al suroeste o al sureste. Los que miran al norte permanecen a la sombra la mayor parte del día, por lo que no son los mejores para las plantas. En los que miran al sur, el riesgo es que el sol golpee demasiado fuerte y durante demasiado tiempo. Sin embargo, además de la orientación del balcón, también se debe considerar la presencia de muros u “obstáculos” y recordar que un huerto debe recibir al menos 7 horas de sol al día.

Cuánto regar

El riego es otro factor a tener en cuenta. Demasiada agua es tan mala como la falta de ella y por ello vale la pena indagar bien sobre los cuidados que necesitan las distintas especies de plantas que se cultivan.

Calidad del suelo

También es importante evaluar la calidad del suelo, para que las plantas crezcan sanas y bonitas. Por ejemplo, es buena idea utilizar fertilizantes o compuestos orgánicos para mantener el bienestar del jardín, teniendo en cuenta también la estacionalidad de los productos según la época del año. Todos estos son aspectos cruciales y deben tenerse en cuenta.

La regla es simple: respetar las características de cada planta, en función de las necesidades de luz, riego, nutrientes, etc.

Cómo trasplantar plántulas ya cultivadas.

Primero prepara una maceta con una base de grava o arcilla expandida y luego mezcla tierra y arena (aproximadamente una décima parte) y presiónala. Después de preparar la maceta, se puede proceder extrayendo suavemente las plántulas de los frascos en los que están ubicadas. Las raíces y la tierra quedarán adheridas en un bloque que hay que desmenuzar un poco antes de colocarlas en la tierra de la maceta. Una vez finalizada la transferencia, se debe regar todo en abundancia. Las especias son plantas resistentes y dan una satisfacción inmediata, pero también puedes hacer lo mismo con otras plantas.

Cómo hacer esquejes

Otra forma de empezar es utilizar esquejes o ramitas de plantas que, desprendidas y colocadas en el agua o en la tierra, hacen nuevas raíces y crecen de forma independiente. El método de esquejes no funciona con todas las plantas, pero hay muchas que puedes probar. Por ejemplo se puede hacer con menta, romero y albahaca. No sólamente puedes cortar las ramitas de las plantas que ya tienes en casa sino también hacer intercambio con vecinos.

Una vez cortadas las ramitas, se deben colocar en tarros de vidrio llenos de agua, en un lugar cálido y no expuesto a la luz directa: las primeras raíces brotarán en unos días. Luego se pueden trasladar a macetas, siempre poniendo una base de grava o arcilla y encima de tierra bien prensada.

Cómo utilizar las semillas

Finalmente, podemos partir de las semillas. Es la ruta más exigente, pero también la más satisfactoria si todo va bien. Por lo general, se usa una bandeja de germinación para germinar semillas en el interior, pero también puedes usar un recipiente para huevos. Simplemente haz pequeños agujeros en la parte inferior. Luego hay que llenar cada “estación” con pequeñas cantidades de tierra y poner dos o tres semillas en cada una.

Generalmente las más duras se empujan debajo de la superficie, mientras que las más blandas se dejan reposando, pero es mejor leer las instrucciones.  Para mojar las semillas, simplemente rocía gotas sobre ellas, suavemente, y asegúrate de que la tierra esté húmeda.

Para darle a las semillas la humedad adecuada, debes cubrir toda la bandeja con film transparente o una bolsa de plástico, haciendo pequeños agujeros para dejar pasar el aire. Las bandejas de germinación deben guardarse en el interior porque necesitan una temperatura entre 18 y 24 grados. Cuando empiecen a aparecer las primeras hojas pequeñas, puedes mover los cogollos a las macetas, usando una cuchara y asegurándote de no romper las raíces pequeñas.

Cómo elegir qué sembrar en tu huerto casero

Tienes que elegir las plantas siguiendo ciertos criterios, es decir, lo que te gusta, lo que consumes y lo que se adapta a las condiciones y tamaño de tu espacio. En el mundo de las hierbas, existe una gran variedad de especies que son perfectas para el interior, desde albahaca, romero, perejil, tomillo, cilantro, orégano o menta. Son ideales para plantar en macetas, por ejemplo, siempre que estén ubicadas cerca de un lugar soleado con buena ventilación.

Quien lo desee también puede arriesgarse con otro tipo de cultivos, como lechugas, tomates, pepinos, puerros e incluso fresas, o quizás espinacas, cebolletas, zanahorias y rábanos. Nuevamente, debes evaluar a fondo el cuidado que requiere cada especie antes de decidirte por una u otra.

En general, casi todo lo que se puede cultivar en un huerto real se puede cultivar, con algunas precauciones, incluso en macetas. Las únicas verduras que no crecen bien en macetas son las que necesitan mucho espacio, como calabazas, patatas y tubérculos en general. Los espárragos y las alcachofas tampoco son muy recomendables si no eres un experto porque son perennes y muy exigentes. Por lo demás, la elección es muy amplia. Lo único a tener en cuenta es que cada verdura tiene su propia época del año para ser plantada, así que antes de elegir las plantas necesitas un poco de planificación.

Hortalizas para cultivar en un balcón

Entre las hortalizas, las más fáciles son la lechuga y la rúcula. De hecho una bolsita de semillas cuesta unos céntimos, se pueden plantar todo el año y después de aproximadamente un mes ya se pueden cosechar y comer. Pero deben estar muy húmedos, al igual que la albahaca. Las plantas aromáticas, en particular el perejil, el romero, la salvia, el tomillo, el orégano y la mejorana dan mucha satisfacción porque son resistentes, perennes y adaptan a los espacios reducidos.

Las fresas son muy fáciles de cultivar en el balcón, necesitan poco espacio y son una de las plantas más utilizadas para acercar incluso a los niños más escépticos a la jardinería.

Se pueden plantar remolachas, rúcula, costas y grelos pero no son hortalizas muy recomendables porque producen pocas cantidades a la vez. Frijoles y guisantes suelen ser muy voluminosos y dan poca cosecha. Sin embargo, las leguminosas tienen la ventaja de ser fertilizantes naturales del suelo, por lo que pueden servir para nutrir el terreno que ya tienes, quizás en vista de una posterior siembra.

La mayoría de los tipos de repollo (especialmente repollo negro, coles de Bruselas y brócoli) se pueden plantar en el otoño, cuando otras plantas mueren a causa de las bajas temperaturas.

Las calabazas, calabacines, melones, sandías y pepinos necesitan mucho espacio y mucho cuidado por lo que no son los más recomendados para quienes acaban de estrenar su mini huerto casero. Si quieres probar de todos modos, los calabacines y los pepinos son los más manejables.

Los tomates, las berenjenas y los pimientos necesitan macetas muy grandes, de al menos 50 centímetros de diámetro y 30/40 de profundidad, y requieren abundante luz y agua, pero son muy habituales en los balcones porque dan muchos frutos muy consistentes.

Para quienes tienen un balcón con poca exposición al sol, la achicoria, la col, la acelga y el perejil no necesitan demasiada luz. Para quienes buscan plantas de jardín que también produzcan hermosas flores, lo mejor son los chiles, la remolacha, las fresas, los tomates cherry y los calabacines.

Cómo regar

El momento ideal para mojar las plantas es cuando se pone el sol, para que el agua no se evapore inmediatamente sino que tenga toda la noche para ser absorbida. En general, es mejor mojar un poco y con frecuencia, que mucho todo junto. Generalmente es importante que el agua no se estanque porque corre el riesgo de asfixiar la planta o hacer que se pudra. Es mejor no mojar las plantas “bajo la lluvia”, sino verter el chorro directamente en el suelo, preferiblemente en los bordes. Así el agua irá llegando gradualmente a las plantas sin riesgo de crear un choque térmico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuadro verdeBuscar Tema de Interés